Facebook Pixel
No le pagamos a los influencers por alcance
6 December, 2018
MARCAS CON PROPÓSITO
15 January, 2019

¿Realmente estoy capacitado para esto?” Síndrome del impostor

Durante toda tu vida te has esforzado para estar en el lugar que te encuentras hoy. Estudiaste y te capacitaste a fin de escalar para obtener la posición que deseabas, sea como emprendedor o miembro de una compañía, y a pesar de que eres consciente de ello, ¿por qué en ocasiones has sentido que no mereces todo lo bueno por lo que has trabajado?


Si el perfeccionismo, el miedo al fracaso, la sobrecarga de trabajo, el socavar tus propios logros y el minimizar la importancia de los cumplidos que recibes, son algunas actitudes que identificas en ti, es posible que sufras del Síndrome del Impostor, un trastorno psicológico que suele afectar a personas exitosas y capacitadas, con inseguridades sobre su desempeño y el merecimiento de sus logros laborales.

Este síndrome fue definido por primera vez en 1978 por la Psicóloga Clínica y Docente, Pauline Clance, quien decidió investigar el fenómeno luego de que una alumna destacada le confesara que se sentía “como una impostora hacia toda esta gente brillante”, (refiriéndose al resto de la clase).

Desde entonces y en conjunto con la Doctora Suzanne Imes, Clance se dedicó a la investigación del trastornó; estableció que la mayoría de las personas que lo sufren no están conscientes de ello, y luchan internamente para reconocer sus capacidades ante otros, por eso tienden a auto-exigirse metas irreales y por ende, a decepcionarse cuando no son capaces de cumplirlas. Este síndrome no sólo se limita al área laboral sino también estudiantil, artística o cualquier otra donde puedas medir o comparar tu desempeño con el de otros.

¿A quiénes afecta este síndrome?

Aunque hombres y mujeres pueden ser afectados por igual, algunos estudios refieren que los más aquejados son los miembros de minorías y mujeres profesionales. Los orígenes de este trastorno se remontan a la edad temprana de la persona, y su papel dentro del entorno familiar.

Los “impostores” tienden a coincidir dentro de dos antecedentes, que los remite a los siguientes perfiles:

  1. a)     En busca de validación externa: Es aquel donde la persona tuvo un hermano o un pariente cercano que fue designado como el “inteligente” de la familia, mientras que él o ella era el “sensible” o “encantador”. Una parte de estas personas creyó en el mito familiar, y la otra parte lucha para probarles lo contrario al destacarse en la escuela, recibir honores y siendo aclamados por terceros, a fin de que su familia pueda también darse cuenta de su valor.
  2. b)    Ansioso por no ser suficiente: En este caso, la familia alaba en exceso a la persona atribuyéndole a través de constante cumplidos ínfulas de superioridad sobre el resto, en muchos aspectos como su inteligencia, personalidad, apariencia y talentos. Ante los ojos de su familia, esta persona es perfecta, y con el transcurrir de los años y los naturales tropiezos de la vida, la persona no siente que es capaz de cumplir las expectativas familiares, pero aún así, se obliga a intentarlo, sufriendo ansiedad y afectando su autoestima.

¿Cómo superar el Síndrome del Impostor?

Reconoce el perfeccionismo insano: Si temes al fracaso y a la crítica, debes enfocarte en replantear tu concepto de “logro”, una forma es dedicarte a realizar tareas lo suficientemente bien en lugar de “perfectamente”.

Evalúate de una forma realista: Requiere un doble de esfuerzo ser objetivamente realista cuando se sufre de este síntoma, pero lo ideal es buscar reconocer las áreas donde debemos mejorar y aquellas donde somos buenos y quizás, no hemos reconocido lo suficiente nuestros logros. Esto te permitirá reconocer tu valor y desarrollar tus habilidades.

Conversa con otras personas sobre errores en común: Una creencia del “impostor” es que su éxito llegó un por golpe de suerte y no por su capacidad, por ello, conversar con otros amigos o colegas le permitirá tener una visión más amplia y encontrar puntos en común con otros que le ayudarán a ver, que las equivocaciones son comunes y la “perfección” es una ilusión, lo cual lo ayudará a sentirse mejor consigo mismo y sobre todo, merecedor.

Atlantis University
EV SSL Certificate